ESTE BLOG NO TIENE RELACIÓN CON "PROGRESISTAS DE RISARALDA" NI CON OPORTUNISTAS DE TAL CALAÑA

Búsqueda

lunes, 11 de mayo de 2009

Crónicas obreras

No he podido escribir en estos días debido al trabajo en las JSE y en el Sindicato de Estudiantes, además de mis estudios. En estos días han pasado muchas cosas. Primero estamos con las elecciones europeas. Aunque se está animando a las bases del PSOE (como el mitin de Vistalegre) para luchar contra el PP que representa a la burguesía, sabemos que el PSOE va a perder las europeas. Esto se debe a que el PSOE ha defendido cosas incoherentes, pactos injustificados y políticas que NO SON DE IZQUIERDAS. Sin embargo, el discurso (en general) era de izquierdas. Aunque Rodríguez Zapatero apelaba a "la responsabilidad de los sindicatos" también sabía las circunstancias de la clase obrera y se oponía a los planes de la burguesía. El PSOE no es como el Partido Demócrata, auténticamente liberal, sino que la composición de la militancia es obrero. Hay que actuar en este partido de masas para transformarlo. De hecho, la militancia está pidiendo debate interno. En la última asamblea a la que asistí se podía escuchar críticas contra la acción del Partido. Por ejemplo, la falta de análisis de la situación lo que ha llevado a buscar medidas desesperadas o el apoyo a Durrao Barroso. Pero yo añadiría también una más: Bolonia. Bolonia ha de ser determinante. Ha de ser determinante porque se trata de un problema social y económico. ¿Quién podrá estudiar y trabajar a la vez? ¿Quién podrá estudiar si familias enteras se están quedando en el paro y los hijos tienen que trabajar? A esto se añade la Reforma del FP con el cual cualquier persona no tiene por qué hacer el FP. Pero, al no tener formación cobrará menos. De esta forma, la burguesía se beneficia de estas "reformas". Por un lado elimina licenciados (los cuales tienen formación y no pasarán por el proceso universitario que es reivindicativo) y por otro los obliga a trabajar ganando beneficios (porque la gente que tenga que trabajar no podrá ir ni a la universidad ni a FP, cuya asistencia será obligatoria). Para colmo, en FP se eliminan las asignaturas referentes a la seguridad laboral. Ante estos problemas los votantes podrán hacer dos cosas: abstenerse o votar. Si se abstienen el PP jugará con la circunstancia para obtener mayoría. Os paso un artículo referido a la abstención en las últimas autonómicas en Madrid:

"¿Será capaz el PSM-PSOE de sacar las lecciones de su derrota electoral?

Las elecciones municipales y autonómicas del 27 de mayo, supusieron para los socialistas madrileños un nuevo fracaso en el intento de echar a la derecha y llevar adelante medidas políticas de izquierdas que taponen la sangría de dinero que está yendo a engordar las arcas de los empresarios y se dedique a solucionar los problemas que afectan a la mayoría de la sociedad: educación y sanidad públicas, vivienda, transporte, servicios sociales y demás.

Para los socialistas marxistas unas elecciones expresan las tendencias generales de la sociedad, pero sobre todo responden a una coyuntura muy concreta, y es importante analizarlas por lo que pueden revelar del estado de ánimo y el comportamiento de las diferentes clases. Vienen a ser el fotograma de una película, de ahí que para hacer un análisis en profundidad de los resultados electorales hay que verlos en el contexto del desarrollo general de la lucha de clases.

En este sentido, el voto de la izquierda refleja datos muy significativos. En primer lugar la tremenda oposición a la derecha que existe por parte de la clase obrera en el Estado español. En realidad los datos electorales avalan el análisis que los marxistas hemos hecho reiteradas veces: si existiese una alternativa de izquierdas consecuente y basada en la movilización, sería relativamente fácil derrotar a la derecha. De hecho, la burguesía intenta una y otra vez aplastar a la clase obrera, pero cada vez que los dirigentes obreros han dado una referencia de lucha se ha seguido respondiendo de forma masiva. Eso sí, en esas movilizaciones se puede apreciar el enorme componente de crítica y de descontento que existe hacia los dirigentes de las organizaciones obreras.

La victoria de la izquierda en las municipales y autonómicas de hace cuatro años, como también el claro vuelco que se produjo en las elecciones generales del 14 de marzo de 2004, se produjo a pesar de los dirigentes del PSOE y gracias al tremendo impulso desde abajo provocado por las movilizaciones multitudinarias de la juventud y de la clase obrera contra el PP.

Abstención en las zonas obreras

Como viene sucediendo en los últimos años la clave de los resultados electorales se explica, fundamentalmente, por las variaciones de participación en el campo de la izquierda. Eso es cierto incluso en sitios donde la derecha atribuye su victoria a un indiscutible mérito propio, como es el caso del ayuntamiento de Madrid. Esa "máquina de ganar votos", como se ha calificado a Gallardón en algunos medios, sólo ha conseguido 1.307 más que en 2003, menos que los que sube en un barrio obrero como Villaverde, 1.603; el PSOE, sin embargo, pierde 138.322 votos respecto a hace 4 años. Telemadrid, controlada por el PP, ha hecho mucho hincapié en lo ocurrido en Villaverde, dando a entender que incluso este distrito, bastión histórico de la izquierda, ha cedido al irresistible empuje del PP, que por primera vez supera al PSOE en votos, aunque la izquierda en su conjunto (PSOE más IU) sigue teniendo mayoría absoluta. Pero los datos son los siguientes: mientras el PP consigue 1.603 votos más que hace 4 años, el PSOE pierde 9.047. Es evidente donde está la clave del asunto.

Si bien es verdad que en las votaciones para la Asamblea de la Comunidad de Madrid la subida del PP es más acusada que la caída del PSOE (el PP obtiene un incremento de 244.428 votos y el PSOE pierde 81.867), debemos tener en cuenta que esa comparación se hace sobre la repetición de las elecciones a la Asamblea de Madrid, en octubre de 2003, tras la compra de dos diputados del PSOE.

En las elecciones de mayo de 2003 la izquierda había superado al PP en la Comunidad de Madrid, recogiendo los frutos de una movilización social que había sido particularmente intensa en Madrid y su cinturón obrero. Si comparamos los resultados con aquellas elecciones, antes de que la falta de contundencia del PSOE frente a la fraudulenta trama de la derecha provocase una desmovilización del voto de la izquierda, veremos que incluso en la Comunidad de Madrid es mayor la pérdida de votos del PSOE que el incremento de votos obtenidos por el PP. Así, respecto a las elecciones autonómicas de mayo de 2003 el PSOE pierde 234.917 votos, frente a los 148.036 que gana el PP.

El crecimiento económico, especialmente acusado en la Comunidad de Madrid, no puede ser utilizado como tapadera para encubrir el fracaso de la dirección del PSOE. El factor económico está presente desde hace ya bastantes años y sin embargo en mayo de 2004 se pudo derrotar a la derecha. La diferencia es que entonces el impulso desde abajo pesó más que la incapacidad de la socialdemocracia para movilizar con su programa a la clase obrera y a la juventud.

Pero también se han expresado el malestar y la crítica a las direcciones, de los que hablábamos, a través de la abstención, ya que la participación electoral en las zonas obreras en general no ha sido ni mucho menos masiva.

A priori se podría decir que la abstención perjudica a todos los partidos más o menos por igual, pero un análisis más detallado demuestra que esto no es exactamente así. Por ejemplo, en Madrid, tanto en las municipales como en las autonómicas, los barrios y zonas obreras han tenido una abstención mayor que los burgueses, como indican los siguientes resultados de participación:

Zonas voto mayoritario derecha Zonas voto mayoritario izquierda

Distritos

Chamartín 75,5% Pte. Vallecas 63%

Chamberí 74% Usera 64%

Moncloa 75% San Blas 67%

Salamanca 74% Villaverde 66%

Ciudades

Majadahonda 72% Fuenlabrada 59,5%

Pozuelo 72,5% Leganés 66,5%

Las Rozas 71,5% Parla 63%

Esta muestra es suficientemente representativa como para sacar conclusiones generales, sin obviar las excepciones y particularidades que debemos tener en cuenta. Se trata de establecer si el comportamiento de las clases ha variado o no en estas elecciones y en qué dirección.

En general las capas medias, mayoritariamente, siguen votando a la derecha, beneficiadas por el crecimiento económico y repelidas por la parálisis política de la izquierda.

Causas de la derrota electoral en Madrid

El elevado porcentaje de abstención entre los trabajadores y la juventud es, en primer lugar, una exigencia de que los dirigentes del PSOE, como principal partido de izquierdas, abandonen su complacencia y su colaboración, en aspectos fundamentales, con el PP, y de que, no sólo lancen un discurso claro y decidido contra la derecha, sino también de que lleven adelante movilizaciones en defensa de los derechos que nos están siendo arrebatados en los últimos años. Sólo así se puede generar ilusión y confianza para barrer a la derecha.

Por otro lado, si se analizan los resultados electorales se verá que la participación en los barrios obreros, de voto mayoritario de izquierdas, está diez puntos por debajo que la de los barrios más ricos, donde tradicionalmente el voto mayoritario va a la derecha.

Cualquier observador mínimamente cuidadoso y objetivo puede concluir que la abstención se ha producido en las familias de la clase obrera, y cualquiera que sepa sumar y restar verá que, sin perder esos miles de votos, la izquierda hubiera ganado.

En realidad la auténtica causa de la derrota electoral ha sido la limitación, la incapacidad y el fracaso de un programa socialdemócrata con tintes cada vez más liberales. Un programa que no da más de sí, que no se diferencia prácticamente nada de un programa burgués liberal, ni en el Gobierno, ni en la oposición, ya que, en última instancia, a lo más que aspira es a gestionar de una formar más o menos eficaz el sistema capitalista.

Es este planteamiento político, que se ha llevado hasta sus últimas consecuencias, el que ha provocado el sentimiento entre cientos de miles de trabajadores, jóvenes, e incluso miembros de las capas medias, de que no valía la pena votar para que, en última instancia, las cosas que realmente nos afectan y nos importan siguieran más o menos igual. De ahí que la responsabilidad principal de la pérdida de apoyo haya que buscarla en la política seguida por la dirección del partido.

Por otro lado el imponer candidatos como Miguel Sebastián en Madrid o Rafael Simancas en la Comunidad sin participación de los militantes a la hora de decidir, no sólo no ayudó a ganar al PP en Madrid, sino que sirvió para profundizar más la brecha entre los militantes y votantes del PSOE y la dirección del PSM. De hecho muchos simpatizantes del partido comentaban cómo no se veían interventores en las mesas electorales y la realidad fue que muchos militantes, hartos de que no se contase con ellos en las decisiones importantes, no se quisieron apuntar.

La renuncia de Sebastián a encabezar el grupo municipal del PSM y la posterior dimisión de Rafael Simancas, provocando la actual crisis del partido en Madrid, sirvió para que muchos militantes respirasen aliviados, pensando que ahora se podría de verdad enfocar la división histórica del partido en Madrid y que podríamos encontrar soluciones para enfrentarnos a la derecha."

Lo que está coloreado en rojo es la parte importante de la cuestión. La abstención hace que el PP, partido burgués, gane como bien explica en el artículo: la desilusión de los trabajadores a cambiar las cosas hace que no voten a la izquierda y, como el voto de izquierda es volátil, entonces gana el PP.Por esto último las huelgas y manifestaciones son importantísimas, a parte de luchar por mejorar las condiciones en su trabajo les a

nima a combatir contra la patronal. Por esto desde las organizaciones de izquierda se pide HUELGA GENERAL contra la patronal y no para derribar al gobierno. Lo único posible es presionar para que haga políticas de izquierda.

Pero, claro, como no van a mostrar su enfado el movimiento cuando el PSE negocia con el PP en Euskadi. ¡Pero que e

s esto! ¡Pedimos que voten a la izquierda contra la derecha para luego colaborar con ella! ¿Acaso han pedido los vascos colaboración con la derecha?

Como estaréis suponiendo me estoy refiriendo al plato envenenado del PP ofrecido al PSE. Ahora en vez de combatir a la derecha nos arrodillamos ante ella por el poder ¿Cómo es esto? Se han perdido los valores obreros y marxistas que crearon el PSOE, a pesar de lo que dijera el inepto de Tomás Gómez y asintiera la Pija de Madrid. Tendremos que, algún día, volver a recuperar nuestras organizaciones con nuestras ideas marxistas.

¿Y si votan? Tendran que ver entre quien eligen: el PSOE o IU porque el PP es un partido burgués y, al menos los obreros, saben lo que hace. Sin embargo, ¿Por que en las ultimas elecciones ganó el PSOE? Es el partido tradicional de la clase trabajadora y ¿por que? Porque es el partido fuerte de la clase obrera y quien tiene su direccion. Las masas le siguen, aunque haya partidos que no lo reconozcan. IU todavía, debido a algunos problemas, no ha tomado la direccion del movimiento.

¿Y que hay de otras organizaciones? Pues que, tristemente, tal como se han dirigido al movimiento obrero no pueden hacer nada. Se comen unos a otros y no hacen nada ni tienen perspectiva frente a lo que sucede: no analizaron esta situación y se han encontrado, al igual que los reformistas, con la sorpresa del año.

Bueno, no solo ha pasado esto en el movimiento.


Ahora la prensa burguesa ha sacado a la luz el video del asesinato a Carlos. Como bien decíamos fue un asesinato. Yo personalmente participé en las asambleas y movilizaciones en las que se reivindicó la lucha antifascista. Ahora quería decir varias cosas:

- Denuncio como Manuel Adrián Rodríguez Leret, militante de las JSE, las acciones políticas de la dirección del PSM y de las JSM, las cuales no participaron en toda la lucha e incluso la imposibilitaron (he aquí el 24 de noviembre y la represión que hubo). Así como a aquellos militantes que difundieron un mensaje falso afirmando que era una pelea de bandas

- Pido la ilegalización de Democracia Nacional. Todas las organizaciones obreras extranjeras y nacionales se unan para pedir su ilegalización como partido sin ningún sacrificio de organizaciones de izquierda.



No hay comentarios:

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *