ESTE BLOG NO TIENE RELACIÓN CON "PROGRESISTAS DE RISARALDA" NI CON OPORTUNISTAS DE TAL CALAÑA

Búsqueda

viernes, 29 de enero de 2010

La balanza se inclina... hacia la derecha

Desde que empezó la crisis el Gobierno de Zapatero ha ido cediendo más ante lo que decía el PP. Empezó negando la negociación con ETA, cuyo conflicto se podría haber solucionado con la eliminación de la Ley de Partidos el cual niega los derechos democráticos de los vascos actualmente mientras que afirma con fuerza la de los fascistas y nazis. Ahora en el País Vasco nos encontramos con un posible traspaso de militantes del entorno de la Izquierda Abertzale al terrorismo individual de ETA. Es decir, de la lucha política pasan a la violencia.
Más tarde inició en dar 500 mil millones a los bancos en detrimento de la inversión en educación y demás servicios públicos. Ahora se declina en aumentar la edad de jubilación y en el pacto educativo... ¡Con el PP!

En primer lugar deberíamos ver que implica una negociación en el pacto educativo. Un pacto siempre va en detrimento del más débil, es decir, que sólo quien tiene una posición fuerte puede vencer en una negociación. El PP representa a la banca, a los empresarios; a los fuertes en definitiva. Zapatero ahora mismo no defiende a nadie. Los trabajadores ahora, aún pensando que es mejor un Zapatero que un Rajoy, no va a apoyar a Zapatero. En estas circunstancias ¿Quién ganará en el pacto? ¡La derecha!

De hecho no se ve, como se preveía en la LOE, la eliminación progresiva de la concertada y, con ese pacto, está en peligro el fin de los privilegios de la concertada.
¡Ninguna negociación con la burguesía nos va a sacar del pozo en el que estamos porque no nos van a dar nada! De hecho ¡Ellos nos quitarán todo!

La situación es peor para la burguesía española que para cualquier otra burguesía. Siempre ha sido una burguesía débil, mucho más que Francia o Alemania. Mientras que a principios del siglo XX los franceses podían dar servicios a sus colonias, España nunca pudo dar ningún servicio a sus pobres ciudadanos. Ahora, principio del siglo XXI creciendo economicamente gracias a los servicios especulativos, no puede la burguesía española dar nada: ahora lo puede quitar todo ante el miedo de los trabajadores ante la situación.

Con respecto a la edad de jubilación en un sistema socialista, cuyo control en los medios de producción y en la necesidad de mano de obra se hace democráticamente y por los trabajadores, no se necesitaría ese "aumento de la edad de jubilación". No se necesitaría puesto que no existe una ley abstracta de "oferta y demanda" ni existe la compra-venta de personas.
Pero no solo eso sino que, mediante dicho control, haría posible tener hijos a los que lo desearan y no como ahora que, con la carestía de todo elemento relacionado con el nacimiento de un niño, hace difícil tener hijos.

En su día Engels criticaba la finalidad de la mujer como productora de hijos y es cierto ¿cómo sino el capitalismo tendría trabajadores? Pero hay más ¡Quiere tener la cantidad que le interesa! Ni muchos ni pocos: los justos. ¿Sino cómo es que es tan difícil criar hijos en el sistema capitalista?
Si tuviera más trabajadores tendrían que aumentar el número de empresas o fábricas en las cuales trabajar; si son menos tendrían que cerrar empresas.

¿Significa esto qué estoy en contra del aborto o algo por el estilo? ¡No! Aquí estamos diferenciando el control de la reproducción por parte de la empresa (condicionamiento material) y del capital frente al control de la reproducción por parte de la pareja (aborto).
En un sistema socialista, en su máximo esplendor, el condicionamiento material convergería progresivamente a 0 mientras que el control por parte del ser humano de la reproducción se elevaría al infinito. ¡Esa es la verdadera libertad sexual!

¡Nos explotan compañeros! Tanto a los jóvenes a quien nos dan dos duros menos respecto a las generaciones anteriores como a los ancianos a quienes les desechan cuando no valen para el proceso productivo. También hay una diferencia enorme en que el anciano descanse después de una vida de trabajo a que le desechen.
Cuando estamos en contra del aumento de la jubilación lo hacemos por dos motivos:

1º Aumentan la explotación de la clase trabajadora, haciéndolo por más años.

2º Les desechan sin poder descansar con la pensión la cual se recorta (al aumentar la edad de jubilación se reduce el tiempo de la prestación, lo que implica menos dinero)

Ahora que vemos esto ha cambiado la situación drásticamente. Antes las huelgas y las protestas contra los empresarios (y no contra el gobierno) podrían implicar un giro a la izquierda del gobierno que hacía de equilibrista entre los obreros y los empresarios; ahora implicará el hundimiento del ejecutivo. Antes preferíamos un gobierno de Zapatero que uno de Rajoy debido a que el anterior (aunque fuera en apariencia) hacía de defensor de los trabajadores; tras ver lo que es Bolonia (lo cual criticaba desde hace 2 años) y demás ataques la gente le da igual un Zapatero que un Rajoy.

Y el PP, mientras tanto, se prepara para gobernar. Esperanza y Gallardón neutralizan sus diferencias, el PP gana espacio que no debería tener en las negociaciones con el Ejecutivo.

¡Es la hora de reflexionar y las ideas marxistas han de entrar hondo dentro del PSOE!

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *