ESTE BLOG NO TIENE RELACIÓN CON "PROGRESISTAS DE RISARALDA" NI CON OPORTUNISTAS DE TAL CALAÑA

Búsqueda

jueves, 29 de abril de 2010

Las direcciones reformistas, trayendo otra vez problemas

Se van a cumplir el próximo 2 de mayo los 131 años del Partido Socialista Obrero Español. Escribo ahora para reflexionar sobre por qué la la organización creada para emancipar a la clase trabajadora no responde en estos tiempos de crisis a los criterios que se le exigen. ¿Por qué Zapatero defiende con incoherencia el aumento del IVA? ¿Por qué no cargan contra la burguesía? ¿Por qué firman pactos como el Pacto Educativo?


¿DIRECCIÓN O BASE? ¿QUIÉN TIENE LA SOLUCIÓN Y QUIÉN TIENE LA CULPA?

La caída del Muro de Berlín produjo en el PSOE el mejor viento favorable para un cambio de tendencia. El PSOE, a diferencia de los otros partidos socialdemócratas, tuvo una tradición dentro de la clase trabajadora. El PSOE de las luchas intestinas entre caballeristas (revolucionarios), prietistas y besteiristas (reformistas) marcó una época. La gente recordaba a la UGT y la CNT y veía a CCOO con gran esperanza. En el seno del PSOE se resistían a defender la política de reconciliación planteada por el PCE desde 1959, política que planteaba la negociación con la burguesía.

En JSE los marxistas dominaban bastantes cargos de dirección (cuando digo marxistas lo digo no de boquilla, sino de palabra y acción con un programa basado en toda las experiencias vividas) mientras que en el PSOE el marxismo solo estaba llevado de boquilla (Alfonso Guerra) y los pocos marxistas revolucionarios fueron expulsados en seguida. En JSE tuvieron que expulsar a federaciones enteras...

¿Consecuencias? Claramente la burocracia se hizo con el control del partido. Poco a poco se giró a la derecha, hasta llegar a límites incontrolados. La dirección, formada ahora por arribistas y gente sin formación política, se fue haciendo hueco en toda la montaña estructural del PSOE. La escisión del PASOC fue un elemento que favoreció a la hora de que estos arribistas tomaran el partido.

¿Quién tiene la culpa de esta situación? La burocracia es la que ha tenido la dirección política. No han sido las bases revolucionarias o los trabajadores que crearon esta organización; han sido los burócratas de turno que leyeron los clásicos del marxismo (se hacía cursos de formación en aquella época) y lo reinventaron (lo reinventan) haciéndose un hueco entre el aparato.
Las bases, creyendo que una victoria como la del 82 iba a realzar el socialismo, siguieron con confianza a Felipe González. Pronto se vió el engaño que llevaba en su mano...

De ese 1982 hasta ahora ha llovido mucho. Ya no hay muchos afiliados al PSOE (son muchos, pero no tantos como eran antes) y las presiones que ejerce la burguesía son fuertes. Los militantes de base somos los únicos que podemos ejercer de palanca ante esta cuestión.

Las palabras de Leguina son un claro ejemplo de lo que nos encontramos diariamente. Gente que declara ser "de izquierdas" y la verdad es que no lo son. ¿Cómo es que se le ocurre decir a Leguina que la derecha de este país no es heredera del franquismo? ¿Entonces cuando protestaban por La Ley de Memoria Histórica (ley que tiene limitaciones como se ha visto)?

Leguina es, como otros tantos, un viejo zorro que ha buscado la buena vida. Ahí está el diputado Perez Tapias quien ha ido en la misma dirección (aunque un poco mas a la izquierda) al decir que la Ley de Amnistía no era una ley de punto final. ¡No que va! ¿Era una ley de punto y seguido tal vez? Si fuera así, estaría hoy el rey sentado en su trono...
Insultos y más insultos... encima apelan a la independencia judicial ¿Qué independencia? ¿Tienen independencia de la burguesía? Yo creo que no... como se ha visto con Gürtle, Camps...

SOLUCIONES A APLICAR

Esto no es un problema solo teórico sino práctico. Estos reformistas solo actuan cuando hay presión por abajo. La actitud de boicot de dichos reformistas a todo movimiento responde al miedo que existe entre esta burocracia de perder su puesto...

¿Qué pasaría si los militantes, que ya notan de cerca la situación social general, promovieran una acción política? ¿Qué pasaría si los miles de militantes volvieran a leer los textos del marxismo y entraran a las organizaciones sindicales? ¡Saldrían mejores políticos que los que tenemos ahora en ciertos ámbitos, os lo puedo asegurar!

La política no sólo se aprende en el partido, también en la calle. Acompañando una huelga, una movilización o, incluso, una simple discusión política en medio de la calle.

Únicamente no está en juego las elecciones (simple instrumento para alcanzar la mayoría en el Congreso) sino también la existencia del PSOE como un arma de la clase trabajadora para actuar frente a la derecha.

No hay comentarios:

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *