ESTE BLOG NO TIENE RELACIÓN CON "PROGRESISTAS DE RISARALDA" NI CON OPORTUNISTAS DE TAL CALAÑA

Búsqueda

sábado, 17 de julio de 2010

¡Contra chovinismo de cualquier tipo!

Acabada a medias la tormenta de la victoria de España nos tiene que dar a pensar una cosa ¿Cómo puede ser que el fenómeno del mundial haya afectado a la vida política desde el principio?
¿Cómo puede ser que el tema de la cuestión nacional haya vuelto otra vez a la luz a raíz de los acontecimientos?


La burguesía, en guerra constante contra el proletariado (la peor de las guerras-decía Lenin- es la lucha de clases), necesita en ciertas ocasiones momentos de retirada momentanea, provisional. Estos movimientos se pueden expresar de distinta forma; en momentos de boom económico dando migajas al proletariado que son mejoras de las condiciones respecto al momento anterior aunque son migajas con respecto a lo que la revolución pueda dar. En momentos de crisis la burguesía utiliza la sutileza del "sacrificio", la "nación" y, en los momentos revolucionarios, la confusión informativa, la violencia y el caos generalizado.

Desde que comenzó el mundial ya se empezó a dar el enmascaramiento de los problemas políticos, el circo. De esta forma la reforma laboral fue anunciada en el primer partido de España.

A medida que la seleccion española iba venciendo los tertulianos (¡esos miserables que dicen ser "libres" pero que están pagados por la burguesía!) iban alegrándose más no sólo de las victorias deportivas sino de las implicaciones de "alegría frente a la crisis" que haría a España salir hacia delante. De igual forma que en las épocas anteriores se utilizaron las guerras contra otra nación, ahora al no utilizarse las guerras de forma tan asidua (costosas y de doble filo son) utilizan los acontecimientos deportivos para crear un clima nacionalista favorable para el burgués y contraproducente para los trabajadores.

Favorable para el burgués puesto que, con la condición de nacionalidad, es igual que el trabajador. Es decir, el burgués y el trabajador son de la misma nación. El hecho de sentimiento nacional implica, a nivel global, que el burgués y el trabajador que se sientan españoles son españoles igualmente. La implicación de esta norma es que, al solo haber relaciones nacionales, dejarían de existir en la abstracción las relaciones de producción existentes en el capitalismo.

Por esta razón el chovinismo es utilizado por la burguesía. ¿Y el nacionalismo? Es decir, ¿por qué la burguesía vasca y catalana quieren la "independencia"? Y lo mejor de todo ¿Los proletarios quieren la independencia? Vayamos por partes

El nacionalismo nace, curiosamente, de la idea de supremacía frente a otra nación. En el fondo lo que se ve es una supremacía de la burguesía de una nación frente a otra. Sin embargo, esta clase parásita no podría conseguir la independencia de igual forma que todos los trabajadores. Intentan manipular a los trabajadores. ¿Significa acaso que los trabajadores no deseen la independencia sinceramente? NO.

Los trabajadores catalanes, vascos o los irlandeses se vieron y se ven atacados continuamente por una burguesía que les ataca tanto en el ámbito del trabajo como en el cultural. El ejemplo más gráfico es el irlandés.

La dependencia de Inglaterra no sólo era una cuestión meramente territorial, era una cuestión económica. Los ingleses, ayudados por una minoría irlandesa, eran los propietarios de las fábricas industriales... Poco a poco los irlandeses se fueron dando cuenta de que tras 8 siglos de dominación había que tomar las armas y echar a los ingleses. Las reivindicaciones de los socialistas irlandeses como James Connolly era la de unir la reivindicación independentista con la lucha contra el capitalismo. Mas, a esto se oponían las facciones pro capitalistas que finalmente vencieron y llegaron a una independencia territorial, pero no económica ni política (el rey o reina seguiría siendo rey o reina de Inglaterra durante muchos años). Este ejemplo lo podemos tomar para conflictos nacionales en nuestra época.

Así en Catalunya la burguesía representada por CiU ha tomado la senda pasiva de "no declaración de independencia" y, por tanto, una senda oportunista. Yo, en mi humilde opinión, diferencio este tipo de comportamiento (nacionalismo) con el independentismo genuino de miles de trabajadores catalanes hartos de imposiciones e insultos. Pero hay que tener cuidado. Para alcanzar la independencia hay que buscar la unidad de acción de todas las organizaciones obreras en todo el estado y no diferenciar a la clase obrera en regiones ni nacionalidades. Una cosa es que la clase obrera de Catalunya busque su curso de la historia y otra bien distinta es que no busque la unidad de acción con los trabajadores madrileños que les apoyamos... O peor, una cosa es que desconfíen de la burguesía nacional y otra es que desconfíen del proletariado del resto de España obedeciendo a prejuicios creados por la burguesía. De esta forma el PSOE se opuso, correctamente, al nacionalismo burgués que representaba Sabino Arana. Nacionalismo burgués que atacaba a los trabajadores castellanos que llegaban a Euskadi. Esto ha de diferenciarse de la opción independentista de la izquierda abertzale y la construcción de un Estado Socialista en Euskadi.

¡El ataque a los trabajadores de otras regiones y países sería caer en el chovinismo propio de la burguesía! La nación es un concepto tan abstracto e inventado que ha variado durante siglos... ¿Acaso implica la independencia la separación definitiva de dos estados proletarios? En ningún caso... Los proletarios no creen en las naciones, han luchado y muerto por ellas sin recompensa alguna. Han visto como estados obreros degenerados han batallado entre sí... sin mejora para los trabajadores...


Por eso el proletario primero reorganizará la geografía según la decisión democrática de la mayoría y, más tarde, dejará de creer en las fantasiosas historias de imperios y reinos y pasará a pensar la construcción sincera de uniones de estados. Pero no la falacia de la Unión Europea, cuyo mercado común se resquebraja con el intento de control por parte de cada una de las burguesías.
Es curioso como la misma burguesía que quería unirse a la Unión Europea espera dividirse para empezar una guerra de mercados.

¡Cómo hemos visto la falaz ayuda de unos países a otros con Grecia!

¡Cómo vemos que la burguesía alemana y francesa se lleva gran tajada mientras que los proletarios europeos, incluso de aquellos países, pasan penurias!

El proletariado primero, según los países y la situación de los mismos, decidirá democráticamente la disposición geográfica. Esto se deberá, como hemos visto antes, a la imposición histórica de la burguesía a construir los estados. Más tarde, ya en fases cercanas al comunismo, los proletarios tendrán la necesidad práctica de la planificación a escala internacional y se irán constituyendo agrupamientos sinceros de uniones de estados.

¡Pero para esto primero socialismo!

No hay comentarios:

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *