ESTE BLOG NO TIENE RELACIÓN CON "PROGRESISTAS DE RISARALDA" NI CON OPORTUNISTAS DE TAL CALAÑA

Búsqueda

miércoles, 6 de octubre de 2010

Balance de la Huelga

En primer lugar decir que no escribí una entrada convocando a la Huelga General debido a que he estado desde el 15 de septiembre hasta el 28 de septiembre haciendo asambleas en institutos para esta Huelga. No he tenido mucho tiempo para escribir una entrada...

En esta entrada haré una valoración propia de las semanas previas y la propia huelga para sacar algunas conclusiones importantes.




DÍAS PREVIOS A LA HUELGA (10-28 de septiembre

Se podría decir que aquí arrancó el trabajo de convocatoria. Los centros de trabajo estaban activos, sin embargo en los centros de estudios no se habían empezado a dar clases. ¿Y el ambiente? No se veía ni rastro de Huelga por ningún lado. La gente estaba descontenta con las direcciones sindicales y, en principio, no acudirían en masa a la convocatoria. Además, el nivel agitativo organizado por las direcciones sindicales era ínfimo. Se estaban repartiendo octavillas en los centros comerciales como Preciados ¡Por favor! ¡Había que repartirlas en los centros industriales!
En los institutos se generalizaba el descontento de los padres respecto a las direcciones sindicales.

Hay que entenderlo, si un dirigente sindical (como han sido el caso de la pareja Toxo- Méndez) en vez de plantear una alternativa revolucionaria a la crisis y ser combativo se dedica a mantener en los discursos que hay que recuperar el diálogo social (manteniendo con ello el pasteleo con el gobierno) produce un efecto desmoralizador. La clase trabajadora sabe que el diálogo social y el mantenimiento de las negociaciones son las que han impedido salir a la lucha antes.

El día 15, asamblea de Izquierda Socialista de Madrid. En el entorno del PSOE casi nadie (excepto los burócratas de turno claro está) está a favor de la Reforma Laboral. Mientras que Izquierda Socialista de Málaga tomó parte en la Huelga del 29 Septiembre desde el principio, Izquierda Socialista de Madrid se enredó en el proceso de primarias. A pesar de que este último apoyó a la Huelga General, los representantes del Congreso y la Asamblea de Madrid no fueron a la huelga. Habrá que pedir explicaciones y las pediremos.

En las fiestas del PCE se empezó a animar la cosa. Trabajadores del PCE, de otros partidos y gente que no estaba organizada en ningún partido participaron en las fiestas participando en las diferentes actividades. Lo más destacado fue el apoyo acrítico de los sindicatos por parte del PCE. Apoyarlos, correcto ¿De forma acrítica? ¡Han sido los dirigentes sindicales muy lentos a la hora de responder! ¡La convocatoria podría haber sido más encendida! Sin embargo, en conjunto, las fiestas del PCE representaron el pistoletazo definitivo para que el ambiente a huelga empezara a aparecer.

A partir de esos días el ambiente ya parecía más caldeado. El País presentaba unas encuestras ridículas sobre la Huelga a fin de pararla. Esto, en mi opinión, provocó que la clase trabajadora se animara definitivamente a secundar la Huelga. La clase trabajadora española nunca ha tenido una derrota desde las movilizaciones de 2004. Han sido las direcciones sindicales las que, en medio de su reformismo, se han visto presionadas por el sistema capitalista. Había mucha fuerza de movilización por tanto. De esta forma podemos entender que, a pesar de que han habido federaciones y burócratas que han intentado frenar la huelga dentro de los sindicatos (sin contar con la mala organización de los piquetes), los trabajadores salieron por miles a la huelga y en masa a las manifestaciones.


LA PROPIA HUELGA



En Madrid había una pregunta que se hacían todos los trabajadores: ¿Que harán los trabajadores de metro?. La experiencia de julio con los trabajadores del Metro fue enriquecedora. Por un lado vieron que era factible parar Madrid sin servicios mínimos y, por otro lado, los trabajadores de otros sectores vieron una luz al final del túnel en sus reivindicaciones. Los trabajadores de sanidad y enseñanza querían contar desde el principio con el apoyo de los trabajadores de Metro. Sabían éstos que Sanidad y Educación no son sectores fuertes, que necesitan apoyarse en otro sector como es el del transporte y así lo intentaron. Sin embargo, Solidaridad Obrera con su sectarismo no secundó la Huelga y el Sindicato de Conductores tampoco la secundó...
Tampoco lo hicieron bien CCOO y UGT. Éstos, durante la lucha de julio, intentaron llevar el movimiento al fracaso (cosa que consiguieron junto a Solidaridad Obrera) negociando por detrás con Aguirre. Por un lado consiguieron una victoria respecto a los recortes, por otro una ruptura del convenio.

En la limpieza y jardinería fue casi unánime el apoyo a la Huelga. Tenemos que considerar que estos sectores llevan meses sin cobrar debido a las deudas del ayuntamiento.

En los comercios se vió el papel predominante del proletariado sobre la pequeña burguesía. De está forma fueron muchos los comercios que cerraron gracias a la comprensión en muchos casos o a la presión en otros. En Chamberí, a medida que uno se acercaba a la famosa Calle Princesa iba viendo comercios abiertos. Pero atrás no había casi ningún comercio abierto.

La industria cerró. Las clases con más profesores que alumnos gracias al Sindicato de Estudiantes.

A pesar de que la manifestación convocada por UGT y CCOO fue multitudinaria, podría haber sido mucho más fuerte. En una Huelga General no sólo se expresa la presión de la clase obrera en la producción y su peso al no trabajar sino también la fuerza de la clase obrera en la manifestación. Hay que decir que la acción de CGT, Solidaridad Obrera, CNT... no favoreció la unidad de la clase obrera necesaria siempre frente al ataque de los capitalistas. Estos sindicatos y organizaciones que se hacen llamar de “clase” y que critican a los sindicatos mayoritarios aprovechando la obvia estupidez de sus dirigentes se deberían morder la lengua ante lo que han hecho. Una acción propia de los burócratas de CCOO y UGT a los que critican. Como diría Trotsky: “el ultraizquierdista es un reformista asustado de su propio reformismo”.
Hay que decir, por honradez, que hubo delegados y militantes de CGT que estuvieron con la mayoría de la clase obrera sin romper la unidad.

Habría que hablar también de errores cometidos por Corriente Roja y, tristemente, por la UJCE. Los carteles y pintadas no sirven de nada en los institutos si no hay una asamblea donde explicar a los estudiantes y profesores por qué se hace la huelga.


Los fascistas no hicieron nada. Como producto de la burguesía que son no pueden oponerse al sistema, no hacen nada en momentos tan necesarios de lucha. Por esta razón frente al fascismo que representa una forma de dominación capitalista se contrapone el socialismo forma de transformación social.

En el Pais Vasco la Huelga no fue muy secundada. ¿Son fachas los vascos? ¡no! Si no que los dirigentes ELA y LAB no la secundaron en su afán de sectarismo nacional. Los trabajadores del Estado Español nos apoyamos como clase trabajadora y no como “españoles”. CiU intenta dividir a los proletarios en líneas de identidad nacional. PP también lo hace. Un proletario del estado español no quiere oprimir al pueblo vasco y tiene objetivos comunes como en este caso: acabar con los ataques de los capitalistas. Precisamente el proletariado vasco, al unirse a la clase obrera del resto del Estado Español, debería haber roto con los prejuicios que rondan sobre la independencia de Euskal Herria. Sin embargo, lamentamos que se tomó el camino erróneo.

El objetivo del proletariado vasco y del proletariado del resto del estado es el mismo: acabar con el capitalismo y en defensa de los derechos democráticos (entre ellos el derecho a independizarse).

Con respecto a los piquetes se pueden decir dos cosas: mal organizados y mal planteados. En los piquetes han de ser los dirigentes sindicales los que marquen los objetivos del mismo atendiendo a las necesidades de la Huelga. Si estos dirigentes no dirigen el piquete puede romperse y verse en un apuro.
No solo eso. Lo normal en un piquete es hacer una previa introducción de la cuestión política haciendo una asamblea explicando las razones por las que se hace huelga y, sobre todo, explicando como se debe hacer el piquete. Ante la falta de planteamiento teórico, los gritos y los prejuicios generan un ambiente de tensión. ¡Los proletarios convencemos no obligamos con los medios propios de la policía!

PERSPECTIVAS

El Gobierno ya ha dicho tajantemente que sólo va a negociar las pensiones, es decir, intenta tender un hilo a los sindicatos. Por otra parte los sindicatos intentan tender un hilo al Presidente con la necesidad de recuperar el diálogo social. ¿Qué pasará?

El Gobierno está, en su lógica capitalista, entre la espada y la pared. La burguesía española, europea y americana le han obligado a tomar esta decisión y el ejecutivo ha cedido. Por un lado si cede los mercados presionarán, si mantiene su postura el proletariado aumentará su nivel de organización.

Mientras los sindicatos, en su lógica burocrática, también están en la misma situación. Si negocian con el ejecutivo las bases de los sindicatos y el proletariado se alzarán contra los dirigentes. Si mantiene su postura obligará a los sindicatos a mantener la lucha y, en algún momento, se les irá de las manos; es decir, no podrán dirigir la lucha como si fuera un grifo (abriendo cuando interesa a la burocracia y cerrando cuando afecta a sus intereses).

La solución es sencilla: hay que plantear la alternativa del estado socialista frente a los problemas capitalistas continuando la lucha y convocar otra Huelga General. Hay que hacer un programa que conecten con los problemas sencillos y, como propuesta final, preparar el cambio hacia el socialismo. Y cuando hablamos de socialismo no es el del siglo XXI ni el eurocomunismo... sino el socialismo planteado por Marx, Engels, Pablo Iglesias, Lenin, Trotsky...

En Grecia y Venezuela está el camino. En Grecia con 8 huelgas generales se plantea ya el siguiente dilema: o toman el poder y la clase obrera solucionan sus problemas o hay otra huelga general y se apaga la lucha. En Venezuela la lucha está acabando: o vuelta al capitalismo o avance al socialismo.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *