ESTE BLOG NO TIENE RELACIÓN CON "PROGRESISTAS DE RISARALDA" NI CON OPORTUNISTAS DE TAL CALAÑA

Búsqueda

jueves, 17 de febrero de 2011

Artículo mandado a "Tribuna de prensa" (Izquierda Socialista) y no se ha publicado.

Cuando hay discrepancias, y más cuando es un artículo, el derecho a réplica tiene que estar claramente defendido. La libertad y la igualdad siempre van camino de la mano por un patrón común: sin libertad no se puede decir que seamos iguales y sin igualdad no se puede ejercer de la misma forma la libertad. Cuando Lenin dijo aquello de "¿libertad para qué?" se refería precisamente a esta cuestión ¿libertad para defender los negocios de la burguesía y su libertad de hacerlo aún explotando a los obreros o libertad de crítica y de acción de los trabajadores en un marco de conquistas sociales sin precedentes? Tras ver como los socialdemócratas capitalistas que defienden aún hoy sin tapujos el orden existente se llenan la boca con la palabra "libertad" tendremos un ejemplo claro de cuando a uno le callan...

En las primarias se alabó la "libertad" de elección de candidatos. Si, nosotros los marxistas también nos alegramos, mas si de verdad hubiera habido un debate político en condiciones y en defensa de un programa y no como un "engaña bobos" de burócratas contra burócratas. Yo ya hice las críticas pertinentes al respecto dentro de Izquierda Socialista.

Ahora, a raíz de un artículo de Juan Antonio Barrio (diputado del PSOE y miembro de Izquierda Socialista), escribí una respuesta para que los compañeros supieran otras posiciones. Sin embargo, tras un mes de entrega no se ve publicado... curiosa forma de democracia. POR SUPUESTO ESTO NO VA CONTRA LOS HONRADOS MILITANTES QUE MILITAN EN IZQUIERDA SOCIALISTA Y ESTÁN EXPRESANDO CORRECTAMENTE SUS CRÍTICAS AL PSOE. Esto va contra un grupo de burócratas que se han enquistado y defienden cosas como las que se van a ver a continuación.

Aquí expondré los dos artículos y juzguen ustedes. TENÉIS EL DERECHO DEL MUNDO A PUBLICAR ESTA ENTRADA SI QUERÉIS.



LIBERTAD DE VOTO Y LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Juan Antonio Barrio

"A raíz del debate de la reforma laboral algunos compañeros de la corriente Izquierda Socialista y otros amigos y simpatizantes del PSOE me manifestaron, unos en forma de crítica y otros de pregunta, su punto de vista sobre la compatibilidad de mantener una posición en contra de dicha reforma y el voto a favor de la misma. Como creo que la cuestión tiene mucho interés, voy a intentar exponer mi posición en torno a este debate.

En primer lugar, es evidente que la Constitución Española establece en su artículo 67.2 que "los miembros de las Cortes Generales no estarán ligados por mandato imperativo".

Ahora bien, dicho esto, hay que añadir que la presencia de Izquierda Socialista en las listas siempre se ha producido mediante un acuerdo implícito con la dirección del PSOE. Este pacto incluye la libertad de expresión en el interior del grupo parlamentario pero, también, el sometimiento, previo debate, a lo acordado por la mayoría. En mi opinión, eso no implica que la posición defendida tenga que ser secreta. Como ha ocurrido ante la reforma laboral, de hecho la posición de Izquierda Socialista, contraria –por diversas razones: despido objetivo más fácil, refuerzo de la discrecionalidad del empresario, etc.–, se hizo pública a través de los medios de comunicación, incluida la participación en la manifestación que tuvo lugar en Madrid el día 29 de septiembre.

Un tercer aspecto de la cuestión, perfectamente pertinente, es si a la vista de los crecientes desacuerdos con la dirección del partido, especialmente respecto a la política socioeconómica, deberíamos replantearnos nuestra continuidad como diputados, nuestra presencia en futuras listas, o, incluso nuestra continuidad en el partido. El debate es, ya digo, pertinente. Pero ya adelanto mi posición, contraria a las tres cosas. Y las razones son las mismas, básicamente, que fueron expuestas y aceptadas por la corriente hace ya muchos años.

Somos partidarios de la unidad de acción de la izquierda pero creemos que nuestra posibilidad de influir en la toma de decisiones debe hacerse desde el principal partido de la izquierda: el PSOE. Y, sin descartar la opción continua por participar de amplias mayorías dentro del Partido, significa también la presencia, aunque sea minoritaria, en los grupos parlamentarios del mismo, aceptando las condiciones antes dichas comunes al conjunto de los diputados y diputadas socialistas.

Esto no quiere decir que esa decisión no pueda ser revisable en función de los acontecimientos futuros, pero desde luego me parece básicamente correcta en la situación actual, por poco agradable que sea votar determinadas cosas. Somos unacorriente de izquierda y socialista dentro del PSOE y por lo tanto responsable respecto al conjunto del país y solidaria con el resto del partido ante las dificultades. Junto con muchos otros compañeros seguiremos luchando por ampliar la democracia interna, como indica el artículo 6° de la CE, por ampliar el margen de maniobra frente a los mercados y tantas otras ideas que devuelvan la ilusión (la de verdad, no la que sólo es humo) al conjunto de la izquierda.

Por lo demás, es premisa de nuestra militancia en el PSOE una visión de la tradición socialista como tradición rica y plural de lucha por las libertades, objetivos de igualdad y emancipación de los trabajadores, y todo ello articulado hoy con las exigencias que supone un desarrollo sostenible. Dar continuidad a ese legado supone mantener vivo el espíritu crítico en el seno del PSOE, así como trabajar desde dentro con lealtad a un proyecto común que no es patrimonio de nadie.

Al menos ésa es mi posición."







LA MAYORÍA FRENTE A LA MINORÍA ¿QUIÉN ES QUIÉN?

Contestación al artículo de Juan Antonio Barrio “Libertad de voto y libertad de expresión”
Manuel Adrián Rodríguez Leret

"Hace tres años que empezó la crisis más fuerte desde 1929. Dicha crisis, originada por la superproducción de mercancías y capital cuyo aumento era contradictorio con los límites del mercado y agravada por las hipotecas subprime en EEUU, ha tenido consecuencias devastadoras para la clase trabajadora. Para empezar la destrucción de fuerzas productivas, necesaria para los capitalistas a fin de reestructurar el mercado, ha costado el empleo de más de 4 millones de personas en el Estado Español y, en estos tiempos que corren, la burguesía española ha aumentado sus beneficios gracias a los rescates realizados por el gobierno y a la bajada salarial unida a los despidos. El número de particulares con patrimonio elevado aumentó un 12,5% respecto a 2008 en plena crisis económica.

¿Qué medidas están aplicando los gobiernos?

En el caso de EEUU aplicó rescates millonarios a grandes empresas como General Motors que salió varios meses después a la bolsa con grandes ganancias... Además, proyectos como la Reforma Sanitaria o los recortes en educación realizados en marzo junto a las devaluación de la moneda están sirviendo a la burguesía americana para mantener sus beneficios a costa de los trabajadores. En Europa se inyecta masivamente dinero público a la banca con el fin de rescatarla. Eso es básicamente lo que se ha hecho en Grecia e Irlanda con fuertes recortes en los servicios públicos.

Y en España, diciéndolo claro, se ha hecho lo mismo. Los servicios por los que han luchado los trabajadores se han visto recortados con el fin de que la burguesía española tenga asegurada su cantidad por si hay un próximo rescate. El embolsamiento de 150000 millones de euros que se dio a la banca hizo que el déficit del Estado se disparase y “tuviera” que recortar en los servicios públicos.

Pero la burguesía necesita más. No sólo se acomoda con recortes en ciertas áreas, quiere recortar las pensiones, recortar los subsidios de desempleo, poder saltarse los convenios colectivos y despedir de forma fácil declarando caída de beneficios. Esto es básicamente lo que está planteando la CEOE.

La CEOE junto con la burguesía europea presionaron claramente a Zapatero para que forzara el ritmo de lo que ellos llaman las reformas. Entre ellas la Reforma Laboral.


 
LA LIBERTAD DE VOTO Y LA LUCHA SOCIALISTA


Con lo resumido antes podemos concluir que cualquier voto en dirección “a favor” de la Reforma Laboral representa una claudicación a las presiones de la burguesía por parte del PSOE. La propia propuesta en sí representa eso.

Pablo Iglesias mencionó en uno de sus escritos “O con los unos o con los otros”. No se puede estar de parte de dos bandos enfrentados. Izquierda Socialista, como ala izquierda del PSOE, debería defender a los trabajadores luchando por el socialismo.
En esta perspectiva creemos que se debería haber emitido un voto negativo con las consecuencias correspondientes.

El parlamento, para los socialistas, no debe ser ni más ni menos que un instrumento en el cual dar voz a nuestras ideas y mostrar a los trabajadores que únicamente con el parlamento no se llega a nada debido a que, en su mayoría, representa la presión política de la burguesía al estar condicionado por el régimen de propiedad capitalista. De hecho, tristemente hay que decirlo, ya hemos visto como la representación del pueblo se ha visto en dicho órgano ¡votando a favor de los recortes y de la reforma laboral!

No podemos tampoco decir que haya “libertad de voto” cuando ha sido la burguesía la que ha forzado dicha decisión. Estamos por tanto hablando de que, aunque no lo crean los compañeros, existe la dictadura del capital que se representa mediante presiones económicas. Con dichas presiones, a lo largo de la historia, han conseguido mover el mundo parlamentario ¡Y algunos aún laurean que existe libertad de voto!

Que el aparato del partido proponga dichas medidas no implica, aún siendo o no minoritaria, que nosotros la apoyemos. Precisamente si nuestra posición es minoritaria dentro del Congreso y no nos permiten dar la “libertad de voto” para hacerlo en contra de las medidas que atacan a la clase trabajadora la táctica más correcta habría sido la de abandonar los puestos parlamentarios y haber iniciado una campaña en el seno del PSOE debatiendo con los compañeros y reforzando a la corriente con el apoyo de los compañeros que quieran apoyarnos.

Pero no solamente esta es la cuestión. La base elige a una serie de representantes y dirigentes para hacer lo que la mayoría ha elegido democráticamente. Democráticamente se ha elegido a los compañeros más válidos para que representen a la corriente en los órganos de representación y dirección del PSOE. ¿Cómo es que hay compañeros que defienden la mal llamada libertad de voto frente a su deber como representantes de la corriente? La mayoría de la corriente está en contra de esas medidas como ha quedado demostrado. Entonces ¿por qué la minoría del grupo parlamentario se opone a la mayoría? Para cualquier socialista la imposición de la minoría frente a la mayoría es una cuestión antidemocrática. Por eso algunos compañeros pedimos en el programa dirigido a Tomás Gómez la “elegibilidad y revocabilidad de cargos por la mayoría”. 




TÁCTICA Y ESTRATEGIA DE LA CORRIENTE

El compañero expone algunos puntos de estrategia sobre si trabajar dentro del PSOE o salir de él. El trabajo de Izquierda Socialista debe estar tanto dentro del PSOE (organizando grupos en las agrupaciones locales y formando a los compañeros) como fuera del PSOE en el trabajo sindical, planteando una alternativa de izquierdas dentro del partido y animando a los trabajadores a afiliarse al partido que creó su clase: el Partido Socialista Obrero Español.

Salir del PSOE sería un error. La perspectiva política en Francia nos lo demuestra. Los grupos sectarios creían que el PSF no resurgiría para dar una respuesta de izquierdas y crearon el Nuevo Partido Anticapitalista cuyos resultados han sido desastrosos ¿por qué si son los más “izquierdosos”? ¡Porque los trabajadores se orientan a sus organizaciones tradicionales!

Pero no estamos tampoco de acuerdo con la falsa “unidad de izquierdas”. La unidad ha demostrado ser, en este caso, el gran problema de la corriente. La “unidad” del partido no implica votar bajo mordaza lo que dice la dirección del partido.

 Parece que el interés de los empresarios se ha unido al interés de la dirección del PSOE cuya “unión” nos ha “arrastrado” a apoyarles. ¡¿Esa es la unión que queremos?!

Nosotros queremos la unión. Pero la unión con un sentido político e ideológico de izquierdas. La unión formalizada en el programa que votaron millones de trabajadores con cuyo voto han elegido a los diputados del partido. Es más, hablando de democracia, con el voto a favor de la Reforma Laboral se ha aceptado la dictadura de la minoría frente a la mayoría de los trabajadores que eligieron al PSOE como fuerza política que defendiera sus intereses.

La única forma de influir en las cuestiones del partido es la que ha sido siempre: construir una corriente fuerte en la que estén organizados los afiliados del ala izquierda del PSOE con una preparación política que permita ganarse la valía para enfrentarse a los problemas políticos.

CONCLUSIONES

Por tanto nos oponemos a las tesis con las que Juan Antonio Barrio justifica su voto a favor de la reforma laboral. Ningún acuerdo puntual con el aparato del PSOE debe sacarnos de nuestro objetivo que es la emancipación de la clase trabajadora.

Nos oponemos a una lealtad en falso. La lealtad la tiene que tener la dirección del PSOE con los trabajadores y, en ese sentido, no ha cumplido las expectativas."


No hay comentarios:

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *