ESTE BLOG NO TIENE RELACIÓN CON "PROGRESISTAS DE RISARALDA" NI CON OPORTUNISTAS DE TAL CALAÑA

Búsqueda

domingo, 15 de enero de 2012

Irán ¿por las armas nucleares?

Los últimos acontecimientos acaecidos en el estrecho de Ormuz nos lleva a preguntarnos qué interés tiene EEUU en Irán. Claramente se lleva bastantes años haciendo propaganda contra el país islámico atacando cualquiera de sus acciones intentando inculcar con ello una imagen de división entre los trabajadores estadounidenses e iraníes inexistente. Tampoco vemos por parte de Irán una respuesta revolucionaria. No es para menos, Irán no es un país socialista ni antiimperialista como intentan algunos inculcar en sus organizaciones. Oponerse a EEUU no implica no oponerse a tener una visión imperialista ni tampoco defender a los trabajadores. Chávez cometió dicho error, beneficiando al régimen iraní en contra de las masas que quieren socialismo. 


Por ello hay que aclarar en qué punto está EEUU y en qué término responderá Irán.


1) Situación internacional: el capitalismo en crisis de sobreproducción


Las crisis de sobreproducción, como la que estamos viviendo, surge de la necesidad de reestructuración de mercado por parte de los capitalistas al verse éste saturado de demasiados elementos que han de venderse. El capitalismo produce más de lo que el mercado es capaz de asumir. En este sentido las exportaciones también se ven afectadas. De hecho, durante los primeros años de crisis, el transporte marítimo y aéreo de mercancías se vio afectado (datos).


En el caso de EEUU la situación ha sido más cruda. Respecto a China el balance comercial ha sido deficitario debido a los productos baratos que entraban y las exportaciones disminuyeron con la crisis. Además, el resurgimiento de Rusia, Europa, China, India, etc... como potencias regionales en sus puntos geográficos más cercanos disminuía el poder del Imperio. 


China ha suprimido parcialmente la influencia de EEUU en el sudeste de Asia. Japón es el único país que algo de influencia puede conservar. En Europa, la UE y Rusia son dos polos opuestos en un continente tan pequeño. En África China ejerce un neocolonialismo bastante potente y las viejas potencias europeas y EEUU, aun manteniendo una esfera de influencia considerable, ya tienen la competencia de esta potencia.


En América del Sur los procesos revolucionarios y la aspiración de ciertos países a convertirse en "minipotencias" en esta región (Argentina y Brasil) hacen que EEUU esté perdiendo fuerza también aquí. Esto está detrás de que, para competir con otros países exportadores, tenga que devaluar su moneda para poder vender los excedentes por menos dinero. La guerra de divisas que se desató a partir de 2010 con la bajada del dolar americano y la negación de China de aumentar el valor de su moneda se explica en que:

"el año pasado alcanzó [EEUU] un déficit récord histórico de 162.000 millones de dólares con China.Considera Washington que Pekín mantiene infravalorada su monedaartificialmente para abaratar sus productos en el extranjero ylograr así un enorme superávit comercial con EEUU y la UE, aunque enrealidad China sufre también déficit con América Latina y Asia." Finamundo

Claramente la competencia está ahí. De hecho  en 2010 "libertad digital" exponía las medidas de Brasil, Japón y otros países a los que le afectaba la devaluación del dólar. 


Por tanto estamos en una época de difícil solución. Ningún país, potencia o emergente, va a dejar su pastel. Esto provocará, a largo plazo, conflictos como el que vamos a destacar en Ormuz. El control estratégico de mercados hace preveer un afloramiento de las guerras a las cuales tendremos que estar atentos y en las que no podemos dejar engañarnos: ningún país capitalista tendrá un papel moral relevante. 

EEUU sabe que se tendrá que enfrentar a China en un momento u otro. Os dejo un artículo que explica mejor dicha situación:


China se ha convertido en un serio desafío para las potencias imperialistas occidentales, disputando abiertamente el control de sus fuentes de materias primas y cuotas de mercado tradicionales. Es ya el primer socio comercial de la UE, el segundo de América Latina y el tercero de África. Como ilustra el cuadro, la correlación de fuerzas en el mercado mundial se está transformando por la irrupción del gigante asiático, alimentando las tensiones y conflictos entre las potencias como ha puesto de manifiesto la guerra de devaluaciones competitivas entre las divisas.[...]
En tiempos de boom la audacia de la expansión imperialista china provocó mucha tensión, en un momento en el que el planeta ya estaba repartido -aunque este reparto fuera inestable y cambiante- entre las grandes potencias. La contracción del mercado mundial provocada por la recesión no ha hecho más que alimentar la voracidad del capitalismo chino y prácticamente ninguna de las grandes economías ha dejado de sentirse amenazada por este proceso. Junto a la reactivación de viejos conflictos con Japón -la pugna por la soberanía de las islas Senkaku-, y el desafío que desde hace años representan sus avances en América Latina y África para EEUU y Europa, se están gestando nuevos conflictos: con Rusia en Asia Central - debido a los contratos que empresas chinas han arrebatado a Gazprom en Kazajistán y Uzbekistán-; con Alemania en Europa Oriental -provocado por las inversiones chinas en Polonia, Rumania y Hungría-. Pero es en Asia dónde se localiza actualmente el punto más caliente. El conflicto militar entre las dos Coreas iniciado en noviembre del pasado año, es un nuevo síntoma del grado de tensión al que han llegado las relaciones económicas y militares entre EEUU y China. El capitalismo estadounidense no se conforma con la pequeña Corea del Sur, consciente de que el avance chino necesita un oponente de mayor envergadura, y espera encontrar ese poderoso aliado en India. La clase dominante de este gigantesco país, con 1.000 millones de habitantes y unas tasas de crecimiento comparables a las chinas, parece encantada de aceptar esta invitación a fortalecer la alianza anti-china. No es ninguna casualidad que las hostilidades militares entre las Coreas coincidieran con un viaje de Obama a este país, durante el cual el presidente de EEUU se mostró favorable a la entrada de India en el Consejo de Seguridad de la ONU. Semejante reconocimiento fue agradecido por los anfitriones del presidente de EEUU con el desplazamiento de 36.000 soldados indios a su zona fronteriza con China.[...]
la causa del enfrentamiento entre los EEUU y la UE, también del enfrentamiento con China, no es otro que la lucha brutal por el mercado mundial. EEUU, que atraviesa una fase depresiva en su consumo, no puede convertirse en el destinatario de las mercancías baratas de todo el mundo y hundir aún más sus industrias manufactureras. Esto va directamente en contra de los beneficios del capital norteamericano. Al contrario, la burguesía estadounidense necesita resituarse en el mercado mundial, incrementar el volumen de sus exportaciones para salir de una crisis que se prolonga y vender mucho más en el exterior. En la capital de Corea del Sur, el imperialismo norteamericano ha dejado claro que está dispuesto a pelear con fuerza contra sus competidores y no dejarse arrebatar el liderazgo mundial, independientemente de las consecuencias que sus decisiones, y las de sus adversarios, provoquen. El Militante 10 enero de 2011
No es de extrañar que India, casi un año después, dijera a través de los medios de comunicación que 

"La Cuarta División de cohetes colocados con el fin de mejorar las capacidades militares en relación con el posible despliegue de misiles chinos en la frontera con India. De su área de posición, estos misiles podrían alcanzar blancos en la Región Autónoma del Tíbet ", - dice la publicación. Tenga en cuenta que el rango de "BrahMos" es de 300 km.

Anteriormente, el 10 de octubre, la fuente militar al diario The Hindustan Times informó que a lo largo de las líneas de demarcación con China en el Himalaya y la frontera con Pakistán, las autoridades indias también tienen previsto colocar tanques T-72. La decisión de fortalecer la defensa tomó la cabeza del Comando Norte de teniente general Parnaikom del Ejército de la India" 
En conclusión podemos estar hablando de que EEUU intenta cerrar varios frentes por el dominio de los mercados. El primero con Corea del Sur, principal aliado aunque no potencialmente fuerte, y con Japón. El otro frente es en India, Afganistán e Irak. 


2) Irán ¿qué pinta en todo esto?


Irán importa el 12% de los chinos y, a su vez, consigue la exportación de un 15% a China. Es decir un quid pro quo muy peculiar. Tan peculiar que, ante las agresiones de EEUU, China ha tenido que hacer un viaje por otros países en busca de aliados comerciales. No nos extrañemos que Irán, por estos motivos de importancia estratégica, sea vital. Al igual que Korea del Norte, aunque en este caso han de andarse con pies de plomo ya que implicaría que el peso de la guerra lo tuviera que llevar EEUU, sino quiere arriesgarse a una derrota asegurada. 


Irán también está intentando hacerse valer en la zona. Intenta ganarse el terreno dejado vacío por EEUU. Grupos en Siria, Iraq, etc... que no dan ninguna alternativa a las masas, se están posicionando al lado de Irán. Por tanto, para el imperialismo americano, es crucial defender las posiciones que algún día servirán de apoyo a la recuperación económica. ¡Por supuesto los trabajadores no verán ni un céntimo de dichos beneficios!


A diferencia de lo que comentan los analistas, la idea de que Irán tenga influencias en América Latina y haga fuerza en ella es estúpida en sí misma. La influencia de Irán en Venezuela se debe más a la torpeza de los dirigentes burócratas de la revolución, que a una consideración real de sus fuerzas. Aplican la ecuación según la cual "el enemigo de mi enemigo es mi amigo". Pero, lo que parece que no tienen en cuenta los burócratas de Venezuela (por supuesto no todos los revolucionarios venezolanos son así) es que "el enemigo de su enemigo es también enemigo del proletariado".


Los ataques al proletariado iraní son brutales. De hecho los propios trabajadores lo denuncian en esta carta dirigida a Chávez, ante su empeño de saludar como aliado a Irán:


"Desde la primera carta que le enviamos en noviembre de 2004, en la que subrayábamos las deplorables condiciones laborales, las dificultades económicas y la ausencia de derechos que sufren los trabajadores iraníes, la situación económica y social se ha deteriorado significativamente tanto para los trabajadores como para los pobres en Irán. Los problemas de los trabajadores iraníes, que son mucho peores que en 2004, se han triplicado:
  1. La inflación oficial (subestimada) es del 20,2 por ciento, el desempleo está entre el 20 y el 30 por ciento, todos los demás indicadores económicos avanzan rápidamente en la dirección equivocada.
  2. Se ha iniciado un amplio programa de privatizaciones y reducido los subsidios, además de otras medidas que tendrán el efecto de cargar la crisis económica sobre los trabajadores.
  3. El escenario político es aún más opresivo donde casi no hay margen para que los trabajadores puedan expresar el descontento con las condiciones de vida y laborales, incluso la protesta más pacífica es atacada.
Los sindicatos y organizaciones obreras independientes llevan décadas ilegalizadas. Cualquier protesta a favor de la mejora salarial y de las condiciones laborales, menos aún los intentos de mostrar solidaridad con otros trabajadores, son aplastadas rápidamente y de modo violento. Incluso las protestas para reclamar los salarios atrasados desde hace varios años, son sistemáticamente reprimidas por las fuerzas de seguridad. Ahora, en un intento de hacer retroceder años al movimiento obrero, el gobierno iraní ha recurrido a azotar a los trabajadores que participan en la celebración del 1º de Mayo.
Tres trabajadores recibieron 10 latigazos, ocho más esperan el cumplimiento del mismo castigo por haber participado en el “crimen” de celebrar el 1º de Mayo. Como usted probablemente sepa, azotar a los trabajadores era un procedimiento habitual en Europa Occidental a finales del siglo XV y durante todo el siglo XVI. Bajo el disfraz de luchar contra los miles de “vagabundos”, los trabajadores eran apaleados hasta que se sometieron a la disciplina infernal de la recién nacida industria manufacturera. Esta disciplina era absolutamente necesaria para la explotación de los miles de hombres (y más tarde mujeres e incluso niños) por parte de un puñado de hombres que vivían de los beneficios de su explotación. Los azotes, en algunas ocasiones hasta que estos hombres se desangraban, era la manera de obligarles a ser absorbidos en las primeras formas manufactureras después de que una masa de trabajadores se vieran obligados a abandonar su tierra, eran los precursores de las fábricas actuales.
Este procedimiento se ilegalizó en la mayor parte de Europa Occidental durante el siglo XVIII (en Inglaterra a principios del siglo XVIII). Mientras, sobre la superficie del planeta, existe un sistema similar en la República Islámica de Irán, sin embargo, la historia está condenada a repetirse de maneras más sangrientas y trágicas. En la primera década del siglo XXI, tres siglos después de que este tipo de castigo fuera repelido por la Reina Ana en Inglaterra, el movimiento obrero iraní se enfrenta a estos gigantescos pasos atrás en la historia.
Consideramos esto como un movimiento calculado para imponer a los trabajadores una sumisión cuando cada vez se privatizan más sectores de la economía, se recortan ayudas y beneficios, se prepara el terreno para que las grandes multinacionales entren en Irán. De esta manera, la elite pensante del régimen, quiere que sea más atractiva la explotación de los trabajadores iraníes para empresas como Exxon Mobil o similares. La lógica siniestra detrás de este paso regresivo está diseñada para crear una especie de “barbarie del siglo XXI”.
Por lo tanto, le pedimos, como líder que defiende la construcción del socialismo del siglo XXI, que utilice su influencia y estrechas relaciones con la elite de este régimen para convencerle de que deje de azotar a los trabajadores, que libere a los activistas sindicales encarcelados, que legalice los sindicatos y organizaciones obreras, que permita las asambleas de trabajadores y las celebraciones del 1º de Mayo, y que legalice el derecho a huelga.
Saludos respetuosos:
Red de Solidaridad con los Trabajadores Iraníes
13 de marzo de 2008"
Luego todo frente antiimperialista con este tipo de estados, que no dejan de ser capitalistas, es totalmente inútil. 






3) ¿Ir con alguno de los imperialismos ayudará a la clase obrera?


En las últimas semanas hemos tenido los congresos extraordinarios y asambleas en el seno del PSOE. Lo que ha llamado mucho la atención es la defensa del europeísmo, cuyos defensores afirman que es la defensa de la construcción europea y su más alto exponente de internacionalismo. En realidad, esto que podría ser secundario, lo que representa es la defensa del bloque europeo frente al resto de potencias. Los socialistas revolucionarios, los marxistas, defendemos el internacionalismo con todos los pueblos de cualquier continente.  ¿Qué conclusión sacamos? ¡Que se puede cometer el mismo error que en 1914 a una escala mucho mayor!


Tampoco se entiende como, ante la situación de Libia, muchos dirigentes del PCE se apenan por el dictador. ¿Acaso no se dan cuenta que había una Revolución? Otra cosa es, como todos hacemos, criticar la intervención de la OTAN la cual va a condicionar a partir de ahora la vida del país; puesto que los gobernantes, algunos ex ministros de Gadafi, van a ser presionados por los países que integran la OTAN en defensa de los intereses capitalistas. La falta de una dirección revolucionaria dió este revés, pero no está todo acabado. Cuando las masas se den cuenta de que han hecho una revolución en vano, sacarán conclusiones más avanzadas para el siguiente asalto como hicieron los rusos tras febrero de 1917. Y podemos temernos que, en un futuro, apoyen a Irán en un conflicto contra EEUU lo que demostraría una completa falta de perspectiva política. 


Por esta razón, sea el bloque que sea, los revolucionarios debemos tener una consigna en caso de que se produzca un conflicto: ¡Guerra entre países, no! ¡Guerra entre clases, sí! ¡Al derrotismo revolucionario! Es decir utilizar la crisis engendrada por la guerra y precipitar la caída del sistema capitalista. 

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *