ESTE BLOG NO TIENE RELACIÓN CON "PROGRESISTAS DE RISARALDA" NI CON OPORTUNISTAS DE TAL CALAÑA

Búsqueda

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Carlota Leret O’Neill: Golpe de Estado a la Memoria Colectiva

Los franquistas, dirigidos por los ricos y poderosos, siempre trataron de presentar la cara amable del golpe de estado. En los NODOs, en las televisiones, en los periódicos... siempre se presentaba la "paz" alcanzada mediante una sangrienta guerra civil provocada por ellos como justificación. La "paz" alcanzada sobre una masacre y una represión sin límites. La “paz” que nos robó los avances conseguidos en la II República. La visión de los grises persiguiéndonos a caballo y golpeándonos en la universidad por nuestras acciones reivindicativas. Unos terminaron detenidos y torturados. Otros fueron asesinados por esos “bondadosos” que se eximían de sus hechos con solo decir que fue un suicidio. Es la España opresora. Es la imagen de una España callada por la censura.
Esa "paz", para nosotros inexistente, es la que trataban de preservar: la paz del silencio y sin libertad. Afortunadamente para nuestra familia, entre republicanos y gente de izquierdas, podíamos lanzar un grito de esperanza entre las cuatro paredes de nuestro hogar. Debatir, aprender lo que realmente fue la guerra civil y denunciar las injusticias que nos encontrábamos al salir por esas calles de nombres y figuras opresoras.
No nos faltaron ni las fuerzas ni ahínco en nuestra lucha.
Como nieta, hija y sobrina de represaliados he de decir que he sentido un escalofrío recorriendo mi cuerpo con el escrito de fecha 29 de agosto de 2014 que anexamos y citamos en su integridad, sic:
"Yo conocí muy bien a José Bernabé Oliva y le tenía mucho afecto, creo que todo lo que escribió el ABC como recordatorio en la fecha de su defunción es cierto, a pesar de ser un hombre beato y requeté, fue una buena persona. Fue el compañero de mi tía Enriqueta O'Neill por 20 años, se conocieron al terminar la guerra el año 1940 y estuvieron juntos hasta 1960 cuando el murió. Gracias a él y su amistad con el también requeté y carlista Ministro de Justicia para aquel momento,Esteban Bilbao, pudimos volver a vivir con nuestra madre después de aquella terrible separación".

Estas insultantes palabras las dice Carlota Leret O'Neill. Insultantes porque esos personajes permitieron que mi tío Virgilio Leret Ruiz fuera puesto delante de un pelotón de fusilamiento. Insultantes porque apoyaron el golpe que llevó a España a 40 años de dictadura. Insultantes porque podrían haber acabado con toda mi familia (miembros de la CNT y republicanos) ante lo cual yo no estaría escribiendo estas palabras.
Insultantes porque sigue mintiendo sobre su ingreso en el colegio de Huérfanos Aranjuez. Su madre pidió ayuda al coronel republicano Carlos Leret Úbeda, presidente del colegio de Huérfanos de Aranjuez aún en zona Republicana, para que pudieran acceder sus hijas. Nos llama la atención que viviendo Carlota O’Neill Lamo en Madrid no fuera a ver a sus hijas de 14 y 12 años de edad y que las apartara de la escolarización, no ingresándolas en ningún centro educativo.
Hoy en día estaría penado por ley el apartar a los hijos de la enseñanza.
Gracias a la familia Leret se posibilitó que ingresaran en un centro educativo. En sus nulas convicciones progresistas, Carlota O’Neill Lamo decidió que ingresaran en el internado de Cristo Rey en Barcelona.
E l único sentido que pueden tener sus palabras, a la vista de los hechos que hemos ido relatando en muchos artículos, es el de una familia que a la muerte de Virgilio Leret Ruiz colaboró con los golpistas. Carlota O'Neill Lamo, su madre, colaboró en la cárcel para el diario Redención como censora que le sirvió, junto a otros hechos, para reducir su pena en 2 años y 3 meses. En el certificado de inhabilitación de 1939/1940 consta que sus hijas estaban ingresadas en el colegio de Huérfanos de Aranjuez. Carlota O’Neill Lamo no tuvo que buscar a sus hijas. Tampoco, como se muestra en anexo, le faltó exteriorizar su pensamiento con esos altercados que protagonizó en la cárcel agrediendo físicamente a las presas republicanas lo cual no se entiende en un ambiente de represión política... salvo que se esté en bandos distintos.

De hecho a Carlota O'Neill Lamo se le concedió, a diferencia de otras presas políticas, la pensión de viudedad en 1940. Eso gracias a que denunció a su marido, Virgilio Leret Ruiz, de la "influencia izquierdista" recibida, véase anexo.
Que su hermana Enriqueta O’Neill Lamo, madre de Lidia Falcón, trabajara en la guerra civil para José Bernabé Oliva en la censura le sirvió codearse con las "buenas personas" y criticar a las "malas personas". Lamentablemente esas "buenas personas" dictaban sentencias de prisión y condenas de muerte a las "malas personas". Como se puede apreciar en anexo, a Enriqueta se le hace una renovación de contrato que con rectificación de fecha termina siendo de 1 de septiembre de 1940.
Durante ese rancio franquismo todos los derechos de la mujer fueron eliminados. Las conquistas sociales de la República fueron destruidas y las mujeres se convirtieron, especialmente en los hogares conservadores, en posesión del hombre. Afortunadamente en nuestra familia la igualdad primaba por encima de cualquier circunstancia.
Sin embargo, observamos un deje machista al escribir que no queríamos pasar por alto. Para ser una familia feminista (o al menos presumen demasiado de ello) nos sorprende la siguiente cita :
"También Maria Luisa Ruiz de Leret declara"
Cuando lo vi, creía que me hablaban de otra persona. En mi familia no hay ningún “de” de nadie ni le reconocíamos como "de Leret". Pero luego, observando los documentos oficiales entendí el problema: cree que las mujeres son posesión de los hombres. En los documentos oficiales hemos visto esos "dejes" de su madre Carlota O'Neill Lamo, que anexamos. ¿No será que el machismo lo llevaba inculcado ella en su educación?. Según ya sabía y constato con documentos oficiales así fue, pues nadie apartaría de la escolarización a unos hijos por el simple hecho de ser mujeres.
Nosotros, los que hemos nacido en una familia tolerante y de izquierdas, pensamos que las personas evolucionan y cambian. Los errores del pasado no deben ni tienen por qué repetirse en el presente.


Pero lamentablemente volvemos a ver una conexión. El apoyo de Carlota Leret O'Neill al ex alcalde de Caracas Antonio Ledezma no es casual. Este señor fue responsable de una de las mayores masacres contra estudiantes venezolanos en 1987. Ante las movilizaciones llego a decir "Las calles de la universidad no pueden ser patrimonio de grupos desadaptados". Fue responsable de la represión contra el pueblo de Caracas durante el famoso "caracazo" con toques de queda que hacía años no se vivía. Vamos, un señor que debería haber pisado la cárcel y haber sido inhabilitado hace años. Pero el intento por, como hacían los golpistas en España, intentar crear la confusión van más allá. Laura Salas Leret, o como últimamente se hace llamar Laura S. Leret, escribía un artículo denunciando, según ella, la manipulación en las elecciones de Venezuelai. Mientras, los informes oficialesii de expertos y acompañantes dicen lo contrario. El 80% de los medios de comunicación son privados que apoyan a la oposición.
Cuando hablamos de defender un sistema social como el que representaba la República Española entendemos que se debe hacer en todas partes. Algunas personas han tratado de ocupar un espacio dentro de la Memoria Histórica mediante la manipulación y el engaño, tratando incluso de comparar a víctimas y verdugos.
No podemos, por tanto, quedarnos sentados ante este acto oportunista. Lucharemos por el reconocimiento de la familia Leret que, como ya hemos indicado en numerosos escritos, fue republicana y por ello represaliada.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *