ESTE BLOG NO TIENE RELACIÓN CON "PROGRESISTAS DE RISARALDA" NI CON OPORTUNISTAS DE TAL CALAÑA

Búsqueda

miércoles, 5 de julio de 2017

Venezuela y la II República: una analogía

Publicado en Tercera Información 3/7/2017


En España, tanto tertulianos como oradores de derecha y especialmente en período electoral, centran su atención en los acontecimientos que transcurren en Venezuela.
El alto coste de los alimentos y la escasez es un hecho. Según el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación de Maestros, la Canasta Alimentaria Familiar de mayo de 2017 se situó en 990918'92 Bs (8.862.778€) lo que representó un incremento de 123146'87 Bs (1.101.425 €).
Lo que nunca reparan los medios, tanto españoles como los medios afines a la oposición venezolana, son las constantes cartas de denuncia que los trabajadores (los que sufren dichas condiciones) manifiestan sobre la situación. i
El 1 de agosto de 2016, ya en aquellos días la situación iba empeorando, los trabajadores de Super S de Barcelona (Anzoategui) -empresa del sector alimenticio- hicieron pública una carta en la que denunciaban "irregularidades que observan en el proceso productivo de la empresa" y que esperaban que la Inspección ordenada sirviera para dar a conocer "el sabotaje de este empresario, que acapara cantidades de sacos de alimentos balanceados para animales y vende a precios especulativos a los consumidores". Esta empresa ha sido un ejemplo en todo el proceso de sabotaje. Desde marzo de 2016, según denunció el Comité de Solidaridad Obrera de Anzoategui, el Gerente General Luis Alfonso Fernández ordenó dar vacaciones y permiso anticipadas a la mitad de la plantilla con la caída consecuente del 80% de la producción y el aumento de un 300% del precio de los alimentos.

Pero, si nadie puede adquirir por los altos precios, ¿Cómo siguen manteniendo este tipo de empresas sus beneficios? La respuesta hay que buscarla en el extranjero. En Venezuela la escasez se ha convertido en una norma, pero en el extranjero los productos venezolanos siguen su curso "normal" de venta ( a un precio más bajo).

Si nos fijamos en una de las páginas web que se dedican a la venta de productos venezolanos en España, podríamos estar ante un escándalo de grandes dimensiones. La Harina Pan cuesta en España 1'85€ (20'40 Bs VEF). En Venezuela este producto cuesta 639Bs (57'47€). Otro producto que hemos podido comparar (a pesar de las informaciones de los medios españoles, cuesta encontrar datos actualizados) la empresa Polar vende la lata de cerveza (207ml) en España a 0'73€ (8'14 Bs VEF) mientras que en Venezuela cuesta 236Bs (21'11€). La lata de 355ml cuesta 0'99€ (11'03 Bs VEF) mientras que en Venezuela se paga a 579 Bs (51'79€).ii

Por lo que consiguen hacer un negocio en distintos países ( no sólo en España, también venden en EEUU y en otros países) mientras que sabotean económicamente a Venezuela.
Hay una pregunta que no ha sido respondida. ¿Todos sufren los efectos del desabastecimiento? Tenemos que decir que no.


En el artículo del Financial Times "Los ricos en Venezuela crean su propio oasis" describe bastante bien la situación. "Conforme aumenta la escasez de alimentos, se extiende la cola de compradores alrededor de un supermercado en la sección arbolada de Altamira en el este de Caracas. Si cruzas la calle verás un escenario muy diferente: el Hotel Cayena, cuyos costos de producción alcanzaron 40 millones de dólares, se ha convertido en un refugio para los venezolanos que pueden pagar 1000 dólares por una botella de champaña La Grade Année de Bollinger. Ese precio equivale a 40 veces el salario mínimo mensual"

Los ricos venezolanos no tienen que temer por su futuro y juegan con el de los demás a su antojo. No tienen que preocuparse del desabastecimiento ni del desempleo. Muchos de ellos, o bien han defraudado y han sacado dinero del país (comprando inmuebles de forma fraudulenta en EEUU o España,etc...) o bien tienen intereses económicos que les permiten vivir intensamente día a día. Henrique Capriles tiene intereses en diversos sectores (inmuebles, telecomunicaciones) pero destaca el bancario venezolano(Mercantil, Banesco) y español (Abanca). Juan Carlos Escotet, propietario de Banesco, aparece en la lista Falciani.

Las maniobras de los empresarios venezolanos son similares a los acontecidos durante la II República de España días antes del golpe de 1936. Jaime Fernández Gil, gobernador de Melilla en 1936, explicaba claramente en los informes acerca de los días previos que, ante el rechazo de los empresarios panaderos de aceptar las condiciones de los obreros, el 7 de julio de 1936 se promovió una huelga patronal. Los empresarios impedían la llegada del pan a la Ciudad Autónoma de Melilla. ¿Qué hizo Jaime Fernández Gil? ¡Acordar con los obreros que ocuparan las tahonas y se pusieran a hacer pan para abastecer Melilla! Así se solucionó el conflicto. Después vendría el golpe de estado, asesinando a todos los que defendían las conquistas obreras.
¿Los opositores a quiénes están defendiendo? Defienden, de forma consciente o inconsciente, a los empresarios que están boicoteando la economía. Las maniobras guarimberas de 2014 y las actuales, tienen un objetivo doble: 1) presionar a un sector del ejército llamándole a un golpe de estado (Leopoldo ya ha realizado ese llamamiento) 2) socavar las bases que han estado apoyando la revolución desde el Caracazo.

De hecho, las críticas no se dirigen en muchos casos a la revolución sino a la burocracia. Y es que la burocracia del PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela), su ala más derechista, ha conciliado con los empresarios que boicotean constantemente la economía. De forma surrealista conceden subsidios a los productos alimenticios y a las mismas empresas que boicotean la economía. Esos subsidios vienen de forma doble. Por un lado subsidios a los alimentos de producción y por otro la entrega de divisas para la "importación" de materias primas o maquinaria. Desde 2003 las distintas empresas dependientes del grupo Polar recibieron 5.954 millones de dólares. Ese dinero, que podría haberse utilizado para invertir en la producción alimentaria, se ha utilizado para extender sucursales en EEUU. Una de las sucursales más curiosas es la de Delaware (paraíso fiscal). Está claro que Lorenzo Mendoza quiere vivir del Estado y no devolverle nada. iii iv

Técnicamente el gobierno utiliza los subsidios alimenticios con el objetivo de que la venta de productos en los CLAP (Comités Locales de Abastecimiento Popular) sean más baratos que en los supermercados. Y es cierto, cada caja cuesta entre 11000 Bs y 17000 Bs. Pero sólo llega a un 30% de la población además de las continuas denuncias por el retraso de envío y la reproducción de la especulación; ya que las empresas siguen recibiendo dinero por esas cajas mientras que, por otro, desabastecen y continúan especulando.

Utilizan así a los sectores más desesperados por la situación económica para que sea una fuerza de choque contra las conquistas revolucionarias. Es sorprendente que en algunos artículos comparen al mismo nivel los gastos por los subsidios dirigidos a las empresas privadas (en 2016 fue de un 9'7% del PIB dirigido a las importaciones de maquinaria o materias primas) con las misiones (1'7% del PIB).v Las misiones, que tratan de ofrecer garantías de acceso a la educación y sanidad pública, han conseguido erradicar el analfabetismo entre 2003 y 2005 además de reducir tasas de mortalidad infantil. Las misiones se pueden comparar con las Misiones Pedagógicas de los años 30 en la II República.

Jaime Fernández Gil buscó una solución que resolvió el problema: tomar las tahonas sin indemnización y que los obreros controlaran la producción. Virgilio Leret Ruiz, que se situó del lado del pueblo y frente a los golpistas en 1936, planteaba la necesidad de nacionalizar bajo control obrero la gestión de aeropuertos. ¿Por qué no plantea el gobierno venezolano estas medidas? ¿Por qué no plantea la expropiación inmediata, bajo control democrático de los trabajadores, de las empresas de alimentación aún en manos privadas?

Venezuela aún es capaz de revertir la situación. En 15 años de revolución se ha avanzado pero aún no ha resultado victoriosa completamente, de ahí los retrocesos y el boicot. Los venezolanos no pueden confiar su futuro en personas que provocaron el golpe de 2002 (Leopoldo López, Capriles) donde jugaron un papel en las detenciones extrajudiciales a ministros o en el asalto a la embajada cubana.
Esa "Venezuela alternativa y mejor" que comenta Laura S.Leret la conocemos: recortes como en la época de Carlos Andrés Pérez, represión como la de Antonio Ledezma y desabastecimiento que provocan actualmente. Posiciones que, como hemos indicado anteriormente, se oponen a lo defendido por los republicanos en 1936, entre ellos Virgilio Leret Ruiz.
Fdo:
Ascensión Leret Verdú
Manuel Rodriguez Leret

Notas
vhttp://cronica.uno/cuanto-cuestan-los-subsidios-en-venezuela/

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *